sábado, 19 de mayo de 2012

Celebraciones de Persépolis 1971 - VIII

Celebraciones de Persépolis 1971 - VIII



Desfile militar en las ruinas


Ese mismo día por la tarde hubo un desfile de los diferentes regimientos que han formado parte del ejército iraní a lo largo de dos milenios y medio, fue llevado a cabo de 1.724 hombres de las fuerzas armadas de Irán, todos ellos con trajes de época, exaltando las conquistas, el poder militar y la gloria del ejército imperial.
El desfile fue un punto culminante de las festividades, cuyo objetivo era dar a todos los invitados una muestra de lo que Irán había sido en el pasado, era en 1971 y sería en el futuro.

Antes del desfile se sentó a los invitados en una larga tribuna, situada en frente a las ruinas. Los soldados vestidos con uniformes antiguos persas, espadas y escudos, llevan pelucas y barbas falsas, estaban colocados solemnemente en varios puntos de la antiguo palacio de Darío.

Los emperadores en la tribuna junto al resto de sus invitados observando el grandioso desfile.


El emperador de Etiopia, el Sha, la emperatriz Farah, y el presidente de la URSS Nicolai Podgorni.


Los jefes de estado acomodados en la tribuna.


La parte central de la tribuna donde se encontraban los emperadores.


Los reyes de Jordania, los de Bélgica y los de Dinamarca.


 La emperatriz, el presidente de la URSS, el mariscal Tito de Yugoslavia y su esposa.


La primera dama filipina Imelda Marcos.



El Sha leyendo un discurso antes de empezar el desfile.



El príncipe Bhanubandhu Yugala de Tailandia, el príncipe heredero Reza Cyro, 
Carlos Gustavo de Suecia y la princesa Sofía de España y el príncipe Juan Carlos.



La cabecera de la tribuna.


El tema de la gran desfile fue la evolución de los ejércitos del imperio persa, ilustrado por casi 4000 hombres del Ejército Iraní, responsable de esta parte de las celebraciones. El evento comenzó con la llegada de dos oficiales a caballo, llevando un mensaje de Teherán al Sha: los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados había solemnemente enviado unos días antes, desde la puerta del Palacio del Senado, después de la aprobación en una sesión conjunta de las dos cámaras del Parlamento. Era un mensaje de felicitación al Sha, que había sido manuscrito de acuerdo a las tradiciones antiguas. Colocado dentro de una caja, que viajó por el desierto, trasnportada por dos oficiales vestidos con uniformes de aqueménidas a caballo, que fueron reemplazados vez en cuando.

Los diferentes cuerpos del ejército del Antiguo Imperio Persa desfilando.







La banda de música vestida como los antiguos soldados persas, 
que estuvo tocando durante todo el desfile.


La tribuna y al fondo las ruinas de Persépolis.


Entonces, cientos de tambores y trompetas sonaron por todas partes en las ruinas, como si Ciro estubiera a punto de aparecer, como si Darío estabubiera dispuesto a bajar la magnífica escalinata de su palacio, como si todos los soberanos del imperio persa fueron convocados a Persépolis en ese momento. Fue el comienzo del mayor desfile de la historia persa , uno de los más grandes jamás ha visto en el mundo entero. Se inició con arqueros y lanceros aqueménidas fueron expulsados ​​en el caballo o el toro tirado por los coches a través de la plaza de armas, seguido de una gran torre de asalto, tirados por búfalos. Entonces, la audiencia de los reyes, reinas, presidentes, príncipes y princesas se vieron sorprendidos por la presencia de tres barcos de guerra enormes, reconstruidos siguiendo el modelo de los antiguos, tirados a lo largo de la arena.

Todas las dinastías fueron representados con sus ejércitos. A caballo, sobre camellos, a pie, vestidos con uniformes de acero de la época napoleónica. Se incluyó una demostración de las invasiones árabes del siglo séptimo y terminó con los ejércitos Qajar, de la cual se originó el fundador de la dinastía Pahlevi, Reza Shah el Grande. Luego llegó el momento para el ejército de 1971 , los dignatarios vieron la aparición del acutal Irán. Al final del desfile, un fuerte aplauso se hizo eco en las ruinas.                                                            El Sha y sus invitados regresaron a la ciudad de la tienda, donde disfrutaron del resto de la tarde con las visitas mutuas en las tiendas de campaña, probablemente un sueño hecho realidad para muchos de los invitados tener un momento de relajación.

El antiguo ejército naval persa.









La infantería moderna del ejercito iraní.




2 comentarios:

  1. Magnífico. Viva Mohamed Reza Pahlavi. Sha de Persia y Rey de Reyes

    ResponderEliminar
  2. Hola, , me gustaría conocer mas sobre esta celebración, donde puedo saber más sobre ello. Estoy haciendo un trabajo sobre Irán y me tope con esta pagina. Gracias

    ResponderEliminar